(fuente Diputación de Cuenca)

El pasado viernes 11 de mayo la Fundación Antonio Pérez de Cuenca inauguró la muestra Índomita Luz, exposición concebida como sentido homenaje a la figura de Antonio Pérez,  que no ha faltado a la cita, al igual que el presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, que se ha encargado de inaugurarla, acompañado del diputado de Cultura, Francisco Javier Doménech, y la concejal de Cultura, Marta Segarra.

IMG_1365.jpg

 

Una exposición compuesta por obras de la colección de Irene Cábez e Ignacio Muñoz, también presentes en el acto, con la que se homenajea al presidente de honor de la Fundación; una persona, tal y como ha remarcado Prieto, que ha logrado internacionalizar el nombre de Cuenca a través del arte. No es de extrañar que el presidente de la Diputación haya querido reconocer la gran labor y trayectoria profesional de Antonio Pérez, que ha permitido acercar al visitante al arte contemporáneo, además de convertirse esta fundación en auténtico reclamo turístico de la ciudad.

Prieto también ha tenido palabras de elogio para los propietarios de esta colección de obras, Irene Cábez e Ignacio Muñoz, que demuestran con esta muestra su altruismo, su amor al arte y, como no, su reconocimiento a la figura de Antonio Pérez, un artista con gran sensibilidad, mejor persona e incansable promotor del saber.

¿Indómita luz' reúne obras de grandes artistas, que han alcanzado ya el calificativo de históricos y su trabajo, de reconocido prestigio en todo el mundo, que no son otros que Domenico Bianchi, Irma Blank, Bram Bogart, Wolfgang Laib, Ettore Spalleti. Geneviève Asse y Joachim Bandau. Elenco de aristas a los que se suman otros más jóvenes, aunque no por ello con menos proyección internacional, como son Cveto Marsi¿, Sahlan Momo, Prudencio Irazábal o José María Sicilia, sin olvidar otros dos con mucho talento: Rafael Miranzos y Alexis Marguerite Teplin.

Esta exposición, que permanecerá instalada en la FAP hasta el próximo 3 de julio, se ha concebido para invitar a la meditación en torno a la luz, de ahí que se haya optado por obras de formas puras, de gran simplicidad formal (aparente), que acogieran el don de la luz. Y es que si hay un elemento que preocupa a todos los artistas reunidos en esta muestra es la luz: los cambios de la luz, el deseo obsesivo de alcanzarla y la imposibilidad de dominarla. Basta con ver los títulos de algunas de sus exposiciones, desde La luz que se apaga, de Sicilia, a la explosión de la Luz que no tiene noche, de Irazábal, desde la Luz que se condensa y se hace volumen, de Spalletti, a las descriptivas Fluctuaciones atmosféricas de la luz, de Asse.

 

IMG_1360.jpg

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg