9 de junio- 7 de agosto 2016 

Museo de Obra Gráfica / san Clemente


La capacidad de ver en un objeto cotidiano algo diferente a lo común, es algo posible sólo para unos pocos. Podemos llamarlo azar, saber estar en el momento adecuado o tener un ojo entrenado para la búsqueda.

Hacer que objetos inertes cobren una vida diferente, o como es el caso de Carmen Alvar se conviertan en objetos con memoria, tiene un valor incalificable.Carmen narra historias a través de fragmentos orgánicos, fotografías encontradas, o mediante la combinación de ambos, a los que da una segunda oportunidad, una segunda vida, recuperándolos y convirtiéndolos en narradores de testimonios.

El uso del objeto cotidiano con fines artísticos, es algo muy recurrente en la historia del arte a partir del siglo XX. Podemos comenzar por contextualizar las referencias al contemplar la obra de Carmen Alvar, aunque es muy probable que dejemos muchas en el tintero. A partir de la primera mitad del siglo XX, encontramos un contexto en el que los artistas se sentían traicionados por los bellos paisajes y los ideales que el arte transmitía, todo ello ya no tenía cabida, lo que provocó una nueva forma de entender el arte. Se comenzaron a explorar nuevos medios, nuevos soportes, y el arte dio un giro hacia lo conceptual. En definitiva surgió una ruptura con toda la tradición anterior, que comenzó con los papiers collés de Picasso, Braque o Juan Gris, ya que ellos abrieron la puerta a la exploración de nuevos materiales.

 

_MG_1947.JPG

 

Sin embargo fue más adelante cuando los dadaístas investigaron más en profundidad este tema, ya que con ellos el objeto salió del lienzo y pasó de ser un mero complemento, a convertirse en el elemento principal de la obra. Una figura fundamental en todo este cambio fue Marcel Duchamp. Referente para multitud de artistas, Duchamp, sacando al objeto de su contexto original, logró convertirlo en un sujeto de reflexión. Sólo con la mirada, la elección y la descontextualización hizo surgir una nueva realidad.

Después de Duchamp la provocación quedó a un lado en muchos casos, cobrando mayor importancia el humor, la ironía o la simple estética. Nombres que debemos recordar en este sentido serían entre muchos otros, Raoul Hausmann, Man Ray, Rene Magritte, Méret Oppenheim, Joan Brossa, Carlos Pazos, Dis Berlin, Ramón Gómez de la Serna, sin olvidar a los dos grandes referentes en la obra de Carmen Alvar; Carmen Calvo y por supuesto, Antonio Pérez.

Carmen Alvar utiliza un recurso muy importante, la recuperación de la memoria. A través de un mensaje poético y abierto, busca la reflexión por parte del espectador. Da visibilidad a situaciones e historias que han desaparecido o han sido olvidadas, las recupera y les da así una nueva oportunidad, simplemente Haciendo Memoria.

 

 

IMG_1857.JPG

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg