21 noviembre 2014 - 25 enero  2015 

Centro de Arte Contemporáneo/ Cuenca


Ritual Acuoso, es una muestra ubicada en la sala temporal de la antigua iglesia dedicada al artista esloveno Cveto Marsič. Exposición que de marzo a junio de este año 2014 ha estado expuesta en las salas temporales del IVAM, comisariada por Fernando Zamanillo.

En la sala se reúnen 9 obras de gran formato; tinta amasada y esculpida sobre las telas, objetos ocultos bajo los estratos, acumulaciones densas de encauste, mezcla de cera de abejas, aceite de linaza, laca y trementina pura. Estas obras están acompañadas de una fotografía de Petra Paula Merino como documento que nos traslada un poco más allá de la superficie pictórica.

 

IMG_6404.jpg

 

 << Mi manera de hacer pintura está fuertemente relacionada con la necesidad física de dejar pasar la masa de color por mis manos, por mis pies, o por el cuerpo entero.

Con mucha frecuencia necesito meterme literalmente en el cuadro para sentirlo y, aunque lo transforme totalmente, no me importa, porque lo que me importa es que la creación forme parte no sólo de mi reflexión sino también de mi huella física. Así sentí mi expresión desde que me atrajo el dibujo, la pintura. Siempre hubo una importante parte de ritual en cada ocasión en que me acercaba a un nuevo cuadro, siempre sentí como todo empezaba desde el principio. Me fascinaba el tibio y salino barro negro amasado por mi cuerpo o por los cuerpos de otros niños en los juegos infantiles en las salinas. Me maravillaba ante la innumerable cantidad de creaciones plásticas figurativas, y no solo, que se originaban. Una multitud de escenas efímeras de gran belleza.>>       

Cveto Marsič

 

Nacido en las Salinas de Pirán, Eslovenia, en 1960, Marsič se forma en la Escuela de Bellas Artes de Liubliana. A mediados de los ochenta inicia su trayectoria artística, vinculado con la Nueva Imagen Eslovena y, por tanto, con la clase de figuración desenfadada e irónica que triunfaba entonces en Europa tras la eclosión de la transvanguardia italiana y los neoexpresionismos centroeuropeos. En los años noventa es invitado por Franz Paludetto a trabajar en el Castello di Rivara, en el Piamonte. Pasa temporadas en París, Nueva York, Trieste, Madrid, Sevilla, Berlín, Lisboa, Grajal de Campos. Como diría John Berger en Puerca Tierra “la experiencia es indivisible y continua... nunca tengo la impresión de que mi experiencia sea sólo mía, y con frecuencia me parece que me ha precedido...”. Y así intenta Marsič dejar la huella de su propio conocimiento, amasando sedimentos a través de su lenguaje corporal, acumulando los registros de su memoria sobre el lienzo. La plasticidad es un elemento de vital importancia en su obra, pues se convierte en la metáfora arqueológica de su propia vida.

 

IMG_7574.jpeg

 

Para saber más

 

Nacido en las Salinas de Pirán, Eslovenia, en 1960, Marsič se forma en la Escuela de Bellas Artes de Liubliana. A mediados de los ochenta inicia su trayectoria artística, vinculado con la Nueva Imagen Eslovena y, por tanto, con la clase de figuración desenfadada e irónica que triunfaba entonces en Europa tras la eclosión de la transvanguardia italiana y los neoexpresionismos centroeuropeos. En los años noventa es invitado por Franz Paludetto a trabajar en el Castello di Rivara, en el Piamonte. Pasa temporadas en París, Nueva York, Trieste, Madrid, Sevilla, Berlín, Lisboa, Grajal de Campos. Como diría John Berger en Puerca Tierra “la experiencia es indivisible y continua... nunca tengo la impresión de que mi experiencia sea sólo mía, y con frecuencia me parece que me ha precedido...”. Y así intenta Marsič dejar la huella de su propio conocimiento, amasando sedimentos a través de su lenguaje corporal, acumulando los registros de su memoria sobre el lienzo. La plasticidad es un elemento de vital importancia en su obra, pues se convierte en la metáfora arqueológica de su propia vida.

En su obra la naturaleza es esencia pura. Es la meditación sobre lo primitivo, lo originario, un ecosistema en el que conviven grandes dualidades: recuerdos y estados de ánimo, memoria y espíritu. En este sentido, su proceso creativo se puede definir como una performance sin término transportada al lienzo, sin límite en el manejo de la materia. En consecuencia, el gesto deja su huella, su carga emocional en la masa pictórica, a la que modifica y moldea imprimiendo sobre ella sus remembranzas de cada lugar y la vivencia que extrapola del paisaje.

En su trayectoria artística pueden distinguirse varias etapas. A mediados de los años noventa del siglo XX, realizó una pintura de corte expresionista en la que los colores vivos y pinceladas multidireccionales fueron los protagonistas. En los primeros años de este siglo, hizo su aparición una temática sutilmente figurativa, en la que se vislumbraba levemente la acumulación matérica, pero en la que prevalecía la búsqueda de uniformidad y partición del lienzo entre el cielo y la tierra, entre lo incorpóreo y lo físico. En ocasiones, afloraban en estas telas formas de objetos enterrados en la materia, como símbolos de una mitología personal que dejaba pistas para su desciframiento. A partir de 2002, la superficie de la tela quedó abarrotada por manchas de pintura, superpuestas entre sí y aplicadas con los dedos en diferentes orientaciones, en las que Marsič experimentó con gamas de colores y cuyos títulos vinculó al lodo, al barro, a las aguas salinas, a la tierra. Poco a poco, especialmente a mediados de esta primera década, introdujo las manchas esféricas, ovillos acumulados que evolucionarían hasta convertirse en nidos. Nidos que representarían “el hogar, la patria, pero también el lecho germinal vinculado a la tierra, a la propia sangre, a la familia, a la vida”, según palabras de Fernando Zamanillo. Primero como esbozos evocativos y después como performances constructivas, estos nidos quedan documentados en la muestra por las fotografías y la vídeo instalación de Petra Paula Merino.

 

"La necesidad de expresión no tiene explicación racional, es íntima, instintiva.
Es un impulso primigenio que nace desde la experiencia vivida, desde dentro hacia afuera.
Es única, personal, íntima, aunque trate de realidades que forman lo no personal."

Cveto Marsič

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg