2 de diciembre de 2011- 31 de enero de 2012

Museo de Obra Gráfica / San Clemente


Las Vitrinas de Santiago Vera, que pudieron verse días atrás en el Museo que la Fundación Antonio Pérez tiene en Cuenca, podrán verse hasta el día 31 de Enero en el Museo de Obra Gráfica que ésta tiene en San Clemente.

Cinco vitrinas contenedoras de obra sobre papel y de collages dan a conocer el trabajo de este artista castellano manchego que, desde que expusiera por primera vez su obra en la Galería Fúcares en 1980, ha desarrollado una intensa actividad expositiva tanto en España como en Brasil.

Articuladas en diferentes bloques temáticos, estas vitrinas muestran documentos y artefactos alusivos a situaciones de índole universal, como la destrucción masiva durante los conflictos bélicos, la quiebra del tiempo y del espacio como lugares para conservar la vida o el mantenimiento del hálito vital a pesar de las derrotas.

Los puentes, El último muro, Susurros, Escaleras y Los toros son los nombres bajo los que gravitan estos conceptos, pero además que hacen referencia a acontecimientos más concretos que los simbolizan.

Junto a las dos últimas secciones, que hablan del poder del símbolo para unir universos y de la armonización entre lo intuitivo y lo racional, las dos primeras se hacen eco de los bombardeos que tuvieron lugar durante la Guerra Civil y de los exterminios de Auschwitz, dos sucesos cuyo recuerdo en la obra de Vera da idea de cómo el respeto a la vida y el temor a perderla puede originar los mejores obras de arte.

 

P1000941.JPG

 

Las Vitrinas

La vitrina es un armario con cristal a través del cual se muestran los documentos, los testimonios, los artefactos, que identifican territorios sugerentes referidos a sucesos, acontecimientos o situaciones. En la muestra Las Vitrinas se establecen diversos circuitos con estos materiales. Unos que hablan de las utopías destruidas: Los Puentes bombardeados de la batalla del Ebro durante la Guerra Civil, como imagen paradigmática del progreso, el nuevo eje cósmico que une una realidad presente con las esperanzas de futuro. O que tratan de la

quiebra vital del tiempo y del espacio como lugares imprescindibles para la conservación de la vida: El Último muro en Auschwitz, es la última frontera y supone la ruptura de los seres. Del mantenimiento del hálito vital a pesar de las derrotas: Susurros que nos musitan sobre la intangible y, a pesar de todo, vigente y en permanente espera. De Las Escaleras o las potencialidades del símbolo para unir universos, con la promesa de alcanzar los lugares intuidos. Y, finalmente,  de Los Toros como ritual de la armonización individual y cósmica, con la armonización de lo racional y lo telúrico, con la reconstrucción de los puentes que dan continuidad a la vida.

 

P1000932 (Custom).JPG

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg