11 de diciembre 2010 – 31 de enero 2011

Centro de Arte Contemporáneo/ Cuenca


La Fundación Antonio Pérez presenta en sus salas temporales, La Sombra, (11 de diciembre 2010 a las 13.00h) de Enrique Marty  (Salamanca, 1969).

El público transita por las calles de Cuenca rodeado de símbolos navideños sin detenerse a reflexionar sobre el sentido de las fiestas navideñas. En el momento que entra en la Fundación Antonio Pérez, es cuando encuentra estos iconos festivos fuera de contexto y  realmente se plantea y reflexiona sobre el propio sentido de la celebración.

El visitante entra a un antiguo espacio dedicado al culto religioso, actualmente al culto artístico. Allí se halla con una recreación del mundo exterior, su mundo, pero repleta de elementos distorsionadores. El espectador se convierte en un merodeador, el cual dedica su tiempo a espiar a la gente que celebra la Navidad en sus hogares, pero sin duda se llevarán alguna sorpresa.

En este proyecto Enrique Marty rememora las experiencias vividas en casa de sus tíos cuando todavía era un niño (Incluso los cuadros que hay en el interior de las casas los pinto de niño). Una de las casas se fue quedando pequeña con el paso del tiempo, conforme crecía, pero pequeña a lo alto, lo que no suele ser habitual. Estar fuera de escala en un lugar, mientras los demás se sienten totalmente proporcionados, en ese mismo sitio, es una experiencia muy intensa. En cualquier caso, las casas de sus tíos, como la "urbanización" de la Fundación Antonio Pérez, en el exterior se parecen a la idea arquetípica de una casa, rectangular, tejado a dos aguas, etc.

 

71z_3JoJUS7-kV8a3ZAM_0.jpg

 

Marty centra su objetivo en algo personal, pero a su vez el público no lo vive como algo ajeno, sino que lo integra en un contexto universal. Puesto que también es una suerte de crítica al modo de vida actual, donde cientos de personas coexisten alienadas en urbanizaciones con edificios de las mismas características,  inducidos por como el grupo o la masa social actúa.

La exposición es rica en lecturas y plantea un diálogo entorno a las dualidades; dentro-fuera, público-privado, normal-paranormal o cotidiano-extraordinario...” cuando nos detenemos a pensar parece que todo cobra sentido en la dualidad”. Sin embargo, el punto que realmente interesa a Marty es el fino nexo que une y separa ambos polos. El caminar en la cuerda floja entre los opuestos, esto solo se puede hacer en el mundo de la magia o del arte. Es un estado extraordinario en el que todo es posible.

Las obras que expone el artista en la Fundación Antonio Pérez juegan roles distintos a las de sus exhibiciones anteriores, como los actores en una obra de teatro o una película. Sirva de ejemplo la escultura  Macrocefálico,  expuesta en MUSAC 2005, pieza que se expone en FAP por primera vez subida a una columna, siendo un trasunto del estilita. San Simón era un personaje clave en la mitología de Buñuel y Lorca. Su acción les parecía verdaderamente poética y surrealista. San Simón le dio un giro interesante al hecho del aislamiento del mundo propio del anacoreta, generalmente se retiraban a una cueva o a un bosque profundo. San Simón se aísla del mundo pero elevándose sobre él. Se sube a una columna en un lugar de paso, así que todo el mundo puede verlo. Convierte su ascesis en un gran espectáculo.

Para saber más

Página web: http://www.enriquemarty.com/INSTALLATIONS._La_Sombra._FAP._Cuenca._Espana_%282010%29.html

Reportaje en RTVE http://www.rtve.es/television/20141208/enrique-marty/1063300.shtml

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg