6 de febrero- 29 de marzo 2009

Centro de Arte Contemporáneo / Cuenca


Desde el 6 de febrero hasta el próximo día 29 de marzo de 2009 la Fundación Antonio Pérez acogerá la exposición Sex o no sex del artista durangués Víctor Arrizabalaga (1957, Mañaria, Vizcaya). Uno de los artistas cuya obra se encuentra presente desde hace tiempo en los fondos de la colección de la Fundación por medio de varios grabados y dos esculturas: Lili Marlen y la realizada en enero de 2008 Aitaren Etxea ( La casa del padre). Se trata de una escultura con forma de puzzle de dos toneladas que se encuentra ubicada en uno de los patios del edificio de la Fundación Antonio Pérez.

La exposición está formada por más de cuarenta piezas, la mayoría de ellas esculturas de acero pintado de variados formatos y una selección de collages pertenecientes a la obra más reciente del artista.

De cara a la presentación de su obra en la Fundación ha clasificado las piezas en tres apartados:

Allegro, presenta las esculturas figurativas más características de su trabajo basadas, en muchos casos, en la iconografía femenina y en las que el humor y la ironía están presentes.

Andante, en este grupo las obras pierden toda referencia figurativa para profundizar en la investigación espacial a través de la construcción de estructuras arquitectónicas manteniendo los colores que caracterizan a Victor Arrrizabalaga.

Tocata y fuga, que supone el aspecto más novedoso de su trabajo, puesto que las esculturas han perdido por completo el color y aparecen acompañadas de collages. Este último apartado es lo que podríamos denominar la parte más conceptual de su obra, con la que intenta realizar una reflexión sobre la violencia de género, el sexo, la muerte y el azar.

Las obras de Arrizabalaga son cercanas al arte pop y neo-pop, aunque en realidad el artista no se inscribe con nitidez en ninguna categoría plástica habiendo manifestado su simpatía por la obra del artista americano Tom Wesselman.

En toda su producción artística utiliza una iconografía figurativa, sobre todo de la mujer cuya figura fragmenta y recorta, aunque también utiliza otros objetos descontextualizados, cotidianos e incluso fetichistas (zapatos de mujer, relojes enjaulados, cafeteras, sombreros, etc.), a los que confiere un aura especial a través de la forma y los colores primarios con los que reviste sus esculturas. Del mismo modo recurre a estructuras seriales como piezas de puzzle, letras, números, tubos, etc.

Son esculturas que se nutren de la pintura y que a pesar de su tridimensionalidad paracen querer volver a ser un elemento bidimensional. Esa tercera dimensión le ha permitido el movimiento y un elemento primordial de su obra: la construcción arquitectónica. Se trata en definitiva de un continuo diálogo entre materia y espacio.

Los collages que presenta suponen una práctica novedosa dentro de su trayectoria artística. Se inspira de algún modo en la cultura de masas, en la fotografía publicitaria, recortando selectivamente fragmentos que interrelaciona con esquelas fúnebres, anuncios sexuales de prensa, décimos de lotería o diversas entradas a espectáculos y museos.

Arrizabalaga es uno de los artistas cuya obra se encuentra presente desde hace tiempo en los fondos de la colección de la Fundación por medio de varios grabados y dos esculturas: Lili Marlen y la realizada en enero de 2008 "Aitaren Etxea" ( La casa del padre). Se trata de una escultura con forma de puzzle de dos toneladas que se encuentra ubicada en uno de los patios del edificio de la Fundación. La exposición "Sex o no sex" está formada por más de cuarenta piezas, la mayoría de ellas esculturas de acero pintado de variados formatos y una selección de collages pertenecientes a la obra más reciente del artista. 

Para saber más

http://www.victorarrizabalaga.com/

 

Escultura2.jpg

 

 

Consorcio Ciudad de Cuenca.jpg

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Diputacion de Cuenca

Fundacion Antonio Pérez

Ayuntamiento de San Clemente.jpg

Ayuntamiento de Huete.jpg